Agosto 25 de 2015, home, noticia

Fuente: Revista Motor AUDI FABRICÓ UN ÚNICO Y RARO VEHÍCULO DE TURISMO

Tiene ocho puestos, seis puertas, es convertible y lo más extravagante de todo es que lo fabricó sobre un A3, el segundo carro de la casa en tamaño.

Un vehículo para hacer turismo en verano, es la única explicación que se le puede dar a este ‘aparato’ si se preguntara por su función. En algunos medios especializados lo han querido llamar limusina, quizá por la longitud total y la distancia entre ejes, pero la verdad es que le falta bastante espacio interior y un techo adecuado para que fuera una limusina. 

Este, que es más un vehículo recreativo, fue un producto de un grupo de aprendices de la firma alemana que tomaron un A3 de la anterior generación para, de forma literal, estirar sus posibilidades y demostrar la solidez de su fabricación.

Así, con la carrocería de producción más larga, la Sportback, le añadieron una fila más de asientos para transportar hasta 8 personas y un par de puertas adicionales. Además, los ingenieros le quitaron el techo en una maniobra crítica debido a la longitud de su carrocería.

A pesar de esos ‘injertos’ la ingeniería funcionó a la perfección y el carro es funcional aunque no por ello pasará a producción y se convertirá en un modelo de exhibición de Audi, un auténtico “one-off” que sirvió como experimento de los futuros ingenieros de Ingolstad